top of page

Los beneficios de
consumirla en tu día a día

Como todo alimento fermentado, sus enzimas y bacterias buenas ayudan a mejorar la flora intestinal que genera así una mejora en el sistema inmune y ayuda con la absorción de nutrientes y eliminación de toxinas. Específicamente, la Kombucha contiene los siguientes componentes siempre (puede tener otros adicionales dependiendo de las cepas de bacterias y levaduras propias de cada SCOBY):

VITAMINAS

B1 (0.74 mg mL-1) B6 (0.52 mg mL-1) C 1.51 (mg mL-1). 

ÁCIDO ACÉTICO

Es un ácido antibacterial natural y le da a la Kombucha su particular sabor.

ÁCIDO LÁCTICO

Ayuda a aliviar el estreñimiento, protege las paredes intestinales contra su degeneración y se cree que ayuda a prevenir el cáncer por su capacidad de regular el pH en la sangre.

​ÁCIDO GLUCÓNICO

Efectivo contra infecciones provocadas por hongos.

AMINOACIDOS

Fundamentales para la vida ya que son la fundación de las proteínas.
Contiene probióticos.
Alcaliniza el pH en el cuerpo.
Acelera el metabolismo.
Mejora la digestión.
Alivia el estreñimiento.
Ayuda a aliviar dolores de cabeza y migrañas.
Ayuda con la regeneración celular.
Contiene polifenoles (antioxidantes) propios del té que destruyen los radicales libres que pueden provocar cáncer, gracias a la fermentación están más biodisponibles para su absorción.
Aumenta la energía y ayuda con la fatiga crónica.
Al ser un adaptógeno nos ayuda a lidiar con el estrés.

¿Es milagrosa entonces la Kombucha?

La respuesta es no, la Kombucha no cura ninguna enfermedad o patología. Su principal aporte es ayudar al cuerpo a mantener su balance natural y apoyar a su sistema inmunológico que ya es milagroso de por sí pero puede verse sobrecargado por nuestro estilo de vida. En todo momento estamos expuestos a toxinas presentes en el aire, los alimentos o el agua que le impiden al cuerpo funcionar en un estado óptimo, la Kombucha lo ayuda con sus ácidos y enzimas a restablecer este equilibrio y darle la oportunidad de curarse naturalmente.

¿Es peligroso su consumo?

Realmente no se conocen casos de consumo de Kombucha que hayan tenido efectos secundarios graves. En Estados Unidos, se realizaron dos investigaciones por posibles casos de intoxicación por Kombucha que no tuvieron resultados concluyentes. Se publicó este estudio en 1995 a cargo de la CDC (US Centers for Disease Control and Prevention) y la FDA (Food and Drug Administration) realizó estudios por su parte en los cuales no encontraron evidencia de contaminación tanto en Kombucha producida artesanal como industrialmente.
​Al igual que todos los fermentos, la Kombucha crea su propio ecosistema ideal para su correcta fermentación. Además, su pH la hace antiséptica impidiendo que entren en ella bacterias y microrganismos que sean perjudiciales tanto para ella como para nosotros. En Bendita nos tomamos muy en serio la limpieza y una correcta manipulación de todos los elementos que forman parte de su producción.


​⚠️ Si tenés alguna enfermedad preexistente, estás embarazada o en período de lactancia, consultá con tu médico antes de consumirla. 

bottom of page