top of page

Que hacer con tus scobys extras

Actualizado: 11 mar


 

Si estás sumergido en el fascinante mundo de hacer tu propia kombucha, seguramente te habrás encontrado con una situación común: ¡tener un montón de SCOBYs (Cultivo Simbiótico de Bacterias y Levaduras) de sobra! A medida que fermentas tu kombucha, estos amiguitos gelatinosos se multiplican. Entonces, ¿qué hacer con esos SCOBYs adicionales? Te dejamos algunas ideas creativas y prácticas.




1. Regala un SCOBY a un amigo: La cultura de la kombucha es tan rica en historia como en probióticos. ¿Qué mejor manera de compartir esa riqueza que regalando un SCOBY a un amigo interesado en empezar su propia aventura fermentativa? ¿Querés saber como hacerlo de manera segura? En esta entrada del blog te contamos todos los tips.


2. Crea un "Hotel de SCOBYs": Si no estás listo para deshacerte de tus SCOBYs, pero ya tienes demasiados para tu siguiente lote, considera crear un “hotel”. Consiste en guardar tus SCOBYs en un frasco grande con suficiente kombucha para mantenerlos húmedos y alimentados. Pueden sobrevivir así durante semanas e incluso meses. Si querés saber como hacerlo, pasá por esta entrada del blog


3. Fertilizante para plantas: Triturá el SCOBY y enterralo en tu jardín o en tus macetas. Funciona como un abono que puede ayudar a nutrir tus plantas.


4. Juguetes para mascotas: Si bien no es una opción para todos, hay algunas mascotas, que disfrutan mordisqueando un SCOBY.


5. Hacer arte: ¡Sé creativo! Los SCOBYs tienen una textura única que puede ser interesante para proyectos artísticos. Ya sea que los deshidrates y los uses en algún collage o los incluyas en alguna otra creación, el límite es tu imaginación.


6. Probá recetas culinarias: ¡Sí, podés comer SCOBYs! Su textura gelatinosa puede no ser del agrado de todos, pero podés convertirlos en golosinas, añadirlos a batidos, o incluso hacer un tipo de "cuero" de fruta al deshidratarlos.


Te dejamos 2 recetas para probar.



Gomitas de SCOBY

Ingredientes

  • 1 scoby de kombucha (½ taza picado)

  • ¼ taza de agua

  • ¼ taza de miel

  • 1 cucharadita de jengibre en polvo

  • ½ cucharadita de extracto de vainilla


Instrucciones

  1. Mezclá agua, miel, jengibre en polvo y extracto de vainilla.

  2. Cortá el scoby en piezas de 1 pulgada. Marinalas en la mezcla durante un máximo de 8 horas. Luego, escurrilas.

  3. Colocá las piezas de scoby en una hoja de deshidratador forrada con papel manteca. Deshidratá a 40°C durante 36 horas o hasta que obtengas el nivel de masticabilidad ideal.

Esta receta se conservará de 1 a 2 semanas en un recipiente hermético en la despensa.



Cuero de fruta

Ingredientes

  • 2 tazas de fruta picada (como frutillas, duraznos o peras)

  • ¼ taza de azúcar

  • 2 tazas de SCOBY

  • 1-2 cucharaditas de especias o hierbas (como albahaca, canela, clavo, nuez moscada o tomillo, opcional)

Instrucciones

  1. Combiná la fruta y el azúcar en una cacerola mediana.

  2. Cociná a fuego medio, revolviendo con frecuencia, hasta que la fruta y el azúcar estén bien combinados, aproximadamente 10 minutos.

  3. Añadí la mezcla de fruta y el SCOBY a una licuadora, junto con las especias si vas a usar, y licuá hasta que la mezcla tenga la textura de un puré de manzana y todos los ingredientes estén combinados.

  4. Extendé la mezcla sobre papel manteca o láminas de silicona para deshidratador en una capa de aproximadamente ¼ de pulgada de grosor.

  5. Deshidrata durante 12 a 36 horas. Si estás usando un deshidratador, utiliza la configuración más baja (35–43°C). Si estás deshidratando en un horno, ajustalo a la temperatura más baja y dejá la puerta ligeramente abierta.

  6. Una vez que la mezcla esté seca y ya no esté pegajosa, retirala con cuidado del papel. Si la lámina es difícil de quitar del papel, mételo en el congelador durante 10 a 15 minutos y luego despegá.

  7. Cortá la lámina en tiras. Estas se pueden enrollar o cortar en trozos pequeños. Almacená en un recipiente hermético a temperatura ambiente; se conservarán indefinidamente, aunque pueden secarse con el tiempo.


Recordá, cada SCOBY es único y lleva consigo un mundo de microorganismos beneficiosos. Aunque tengas muchos, siempre hay una forma de aprovecharlos al máximo.


¿Y tú? ¿Qué haces con tus SCOBYs de más? ¡Nos encantaría escuchar tus ideas y experimentos! Comparte con nosotros en los comentarios.


¡Hasta la próxima kombucheada! 🍹✨

 

Cualquier duda que tengas sobre como hacer tu Kombucha en casa no dudes en escribirnos o dejarnos tu comentario. Ahí abajo tenés todos los links de cómo nos podés contactar. También nos podés escribir a info@benditakombucha.com


Feliz Kombucheada!

86 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Comments


bottom of page